Mi encuentro con José Agustín

Por José Salgado

La primera vez que fui a casa de José Agustín en Cuautla, el ambiente era muy emocionante, tan sólo un par de días antes le había llamado para pedirle nada más y nada menos que un manuscrito para subastarlo a favor de Letras Voladoras. Me dijo por teléfono -vente y acá vemos que encontramos-

Llegué a Cuautla, Morelos y me encaminé hacia el fraccionamiento donde vive José Agustín. Un amplio jardín con una alberca te da la bienvenida y al frente se ve lo que es la casa principal, luego a la izquierda se encuentra otra pequeña construcción que luego descubrí es el estudio de José Agustín, el cual está equipado con todo, cama, baño, frigobar, muchos muchos libros, máquina de escribir, computadora y varias mesas.

Al poco tiempo de haber llegado, comenzamos a a platicar de literatura mexicana, sentados en el jardín y tomando agua de limón, poco a poco se iba pasando el tiempo. Yo le quería preguntar de Castaneda, tenía mucha curiosidad de saber realmente cuál fue su relación con él, pero la plática se comenzó a desviar y terminamos hablando de chismes del mundo del arte y el espectáculo (unos muy buenos por cierto, jajaja)

Nos pudimos haber quedado platicando toda la tarde pero yo tenía que regresar, entonces entramos en materia y fuimos al estudio donde José Agustín abrió un cajón y comenzó a sacar bonches de papeles viejos y muchos cuadernos y libretas. Entre ellos estaba el manuscrito original de "La Tumba" con las correcciones a mano de Juan José Arreola.

Luego me enseño un cuaderno enteramente escrito de su puño y letra, donde se podía encontrar la adaptación al teatro de la novela "De Perfil" Algo del inicio de "Luz Externa", Consultas del I-Chig, teléfonos de algunas personas famosillas, cuentas matemáticas de algunas deudas y pagos, dibujos y demás. El contenido de ese cuaderno fue escrito en los años 60 y fue este texto el que José Agustín donó a favor de Letras Voladoras.

José Agustín por cierto es de los pocos autores que todavía escriben la mayoría de sus textos a mano (Elena Poniatowska también).  Además creo que si alguien tiene el oficio de escritor, es decir, del acto voluntario de sentarse a escribir, ese sin duda es José Águstín, no sólo se nota en su trabajo publicado, sino en los cajones y cajones llenos de papeles y cuadernos que son fragmentos de novelas, ensayos, artículos, pensamientos, obras inconclusas, etc.

Luego de ese día, mantuvimos comunicación vía correo electrónico y la invitación de regresa siempre estuvo presente. Sin embargo  no pude regresar sino hasta un par de años después, cuando Letras Voladoras organizó un Círculo de Lectura de La Tumba y De Perfil,  vale decir que en todos los Círculos el autor se presenta al final del ciclo a charlar con los inscritos, sin embargo José Agustín ya no disfruta venir a la Ciudad de México, entonces, en un acto nuevamente desapegado y aventuroso, invitó a 20 desconocidos a su casa para poder platicar toda una tarde acerca de las obras mencionadas. 20 jóvenes haciendo preguntas acerca de estas obras mientras disfrutábamos de la tarde en el jardín de la casa de José Agustín. Este encuentro fue por cierto, filmado por canal 22 para no sé que serie.

Sentirse cercano a José Agustín es para mi como ser parte de la historia nacional, me siento un poco en el movimiento hippie sesentero, me veo políticamente comprometido en alguna marcha en el 68, visitando hoyos funkie y rompiedo o mejor dicho desquebrajando la literatura nacional tradicionalista. ¿ Literatura de la onda? pues si, de la onda expansiva. No sé lo que ustedes piensen de los textos de José Agustín, pero para mí, su vida y obras son chidas, y si me lo permiten más bien diría chingonas!! Con su estirpe que incluye a José Agustín Ramirez Altamirado (compositor guerrerense de "Por los camino del sur") Y su increible y dulce esposa Maggie, puedo decir que José Agustín vive bien y agusto, quizá uno que otro debraye propios del oficio de escritor pero nada serio, todo relax.

Luego de esa visita he disminuido mi comunicación con él, falta de tiempo no de interés, pero la invitación sigue como siempre, tan abierta como su pluma y su casa. Cito aquí unas líneas de un mensaje que José Agustín me escribió luego de la última visita, donde deja claro que él es joven y todavía tiene energía de gozar. Op Cit:

"José Volador:

Nhombre, pos yo también estuve muy contento con ustedes. Su presencia fue una inyección de buena onda y vacuna contra azotes. Gracias por venir. Ahora ya se saben el camino, así es que vuelvan cuando puedan y quieran......"




José Agustín y José Salgado


Más de esto en:


www.facebook.com/LetrasV
o
www.twitter.com/LetrasV




11 comentarios:

Puebla Chic dijo...

yo tmb hubiera querido preguntarle de castaneda y me hubiera frustrado un poco, solo un poco por que aun asi hubiera estado con Don Jose Agustin!

Bancoms dijo...

Y cómo se encuentra de salud el maestro Petetín? Alguien sabe?

Bancoms dijo...

Uh, Pepetín, quise decir.

Letras Voladoras dijo...

Ah, pues justo recibímos un correo de él hace unos días y nos dice que se encuentra bien de salud. =)

Abraham dijo...

Luz Externa es el libro más divertido que he tenido el placer de leer y releer.
Dentro de un país lleno de fórmulas establecidas, José Agustín es de las chingonas excepciones que han encontrado su voz y desarrollado un mundo propio.
Me alegro escuchar que está sano. Será que agarra energía cuando visita la panza del Tepozteco.

ñ_ñ dijo...

¿Es posible que puedan darme la dirección de e-mail de José Agustín? Me gustaría mandarle algunos textos para ver qué opina de ellos. (:

Alfredo Estopa dijo...

AHH, yo quisiera tener contancto con José Agustín. eyr estuve en cuautla, y pregunté si sabian donde vivía José agustín y que no saben quien es????

La Mireles dijo...

Hola. Quiero entrevistar a José Agustín para una revista de viajes. Puede alguien proporcionarme algún correo para contactarlo? Gracias
Mi correo es alejandramireles@gmail.com

esmeralda garcia dijo...

Lo conseguiste

esmeralda garcia dijo...

Conseguiste reapiesta

esmeralda garcia dijo...

Lo conseguiste

Entradas populares